casa

casas prefabricadas de madera

¿A quién no le gustaría vivir en una casa de madera? Son tan idílicas, tan de cuento… Pues ahora es el momento de dejar de soñar y de planteártelo muy en serio. Las casas prefabricadas de madera no son tan caras como piensas. De hecho son bastante más baratas que las de ladrillo, mucho más monas e igual de duraderas.

Sí, es correcto: las casas prefabricadas de madera son muy resistentes. Con poco mantenimiento la madera se conserva en buenas condiciones durante más de dos siglos. Y gracias al avanzado desarrollo tecnológico se consigue un máximo aislamiento acústico y térmico, con el subsiguiente ahorro energético. Ahorrarás mucha energía en calefacción y aire acondicionado. A esto se suma la gran resistencia al fuego que aportan hoy día los acabados ignífugos. Como lo oyes: las casas de madera ya no arden mejor que las de ladrillo.

Hay una diferencia básica entre las casas de madera normales y las casas prefabricadas de madera: el precio. El proceso de fabricación y montaje abarata el coste de las casas prefabricadas de madera. Por lo demás, una vez terminadas es imposible distinguirlas.
Pero entonces, si las casas prefabricadas de madera tienen tantas ventajas y encima son más baratas, ¿cómo es que no se ven más? Verás, el español medio sigue la teoría de que más vale malo conocido que bueno por conocer, por lo que se resiste a innovar y desconfía de las novedades.

Sin embargo en otros países «más modernos» como Holanda, Suecia o Japón, las casas prefabricadas de madera son muy comunes tanto en terreno rústico como urbano, llegando a formar barrios enteros de hermosas casas prefabricadas de madera.

En estos momentos de profunda crisis inmobiliaria, mientras se estanca el mercado y quiebran constructoras e inmobiliarias, hay un sector que está experimentando un auge considerable: la venta de casas de madera prefabricadas.

No es de extrañar. Hace ya algunos años que la industria de los prefabricados viene ofreciendo productos muy resistentes y duraderos, de altísima calidad, incluso en comparación con las viviendas de construcción tradicional, ofreciendo una gran variedad de opciones. A esto se añade el menor tiempo de ejecución (en pocos meses podrás estar ya instalado en tu nueva casa de madera prefabricada) y una significativa reducción de los costes. Se trata además de un precio cerrado, para que no tengas que preocuparte por ningún imprevisto que pueda surgir durante el periodo de construcción.

Ya no es posible distinguir a simple vista las casas de madera prefabricadas de las «normales». Puedes escoger entre infinidad de diseños o incluso personalizarlas decidiendo las habitaciones que quieres, el tamaño y la distribución que más te convienen según tus hábitos, el número de personas, el espacio disponible, la orientación más adecuada, las mejores vistas, etc. Además aprovecharás mejor el espacio, porque los muros no son tan gruesos, con lo que ganas un 6 % de superficie útil.

Las casas prefabricadas resultan muy cómodas y acogedoras, no sólo por su belleza y armonía con el medio ambiente: también por el gran aislamiento del exterior que ofrecen del frío, el calor, el ruido, la humedad e incluso el fuego.

En cuanto a la financiación, no tienes de qué preocuparte. Para las casas de madera prefabricadas el crédito hipotecario inmobiliario es el habitual para parcelas urbanas, con los requisitos y condiciones habituales para cualquier otro tipo de vivienda.